Guía para ser contractor en Reino Unido (Parte 1)

Escrito por Alberto Vergel

Guía para ser contractor en Reino Unido (Parte 1)

En este artículo vamos a tratar de exponer una guía para ser contractor en Reino Unido, una opción que cada vez es más popular debido a la flexibilidad y el beneficio económico que aporta.

Un contractor es un trabajador por cuenta propia, con la particularidad de que es el director de una Sociedad Limitada (Limited Company). Aunque la figura del autónomo también existe en Reino Unido (Sole Trader), para trabajar de contractor suele ser necesario operar bajo una Limited Company. El perfil del contractor es un perfil técnico y especializado, al que se le requieren sus servicios para resolver un problema más o menos específico por unos pocos meses de duración. Por este grado de especialización y por la flexibilidad requerida, las tarifas de los contractors son bastantes más altas que los sueldos de sus homólogos por cuenta ajena (normalmente, entre 2 y 3 veces más).

Si cobran mas, ¿por qué las empresas eligen trabajar con contractors? Hay varias razones:

  • Aunque un contractor recibe más dinero que un trabajador en nómina, para la empresa no es tanta la diferencia ya que para este tipo de trabajador no tiene que hacer cotizaciones a la Seguridad Social, pagar vacaciones, días de baja, formación, etc
  • Aporta flexibilidad a las empresas ya que pueden “despedirlo” rompiendo unilateralmente el contrato con solamente 1-2 semanas de aviso.
  • El gasto de pagar a estos trabajadores se considera un gasto variable y no uno fijo, por lo que de cara a los inversores hace más atractiva a la compañía
  • El perfil del contractor es un perfil técnico de solucionador de problemas. Debido a la experiencia adquirida, estos garantizan que van a empezar a aportar valor a la empresa desde el primer día, sin necesitar un periodo de aclimatación.
  • Muchas veces las compañías no tienen alternativa al no poder encontrar trabajadores por cuenta ajena (permanentes). Esto ocurre sobretodo con pequeñas empresas de desarrollo que no pueden competir con las grandes a no ser que ofrezcan un salario mayor, y especialmente en grandes ciudades de Inglaterra como Londres.

En realidad, a igual sueldo nadie elegiría trabajar como contractor pudiendo trabajar como permanente, ya que se están perdiendo algunas ventajas:

  • Estabilidad. Como contractor vas a tener que saltar de empresa en empresa cada 6-12 meses normalmente, con la posibilidad de tener que estar periodos de tiempo sin trabajar entre contratos.
  • Vacaciones pagadas, en Reino Unido son minimo 20 dias laborables al año. Esto no significa que como contractor no puedas tomarte vacaciones, pero no las cobras. La mayoría de las personas que trabajan de este modo procuran tomar sus vacaciones en los periodos entre contrato y contrato.
  • Periodos de baja pagados. Si un contractor no puede acudir a su trabajo por enfermedad no tiene derecho a una paga por baja.
  • Asistencia a cursos de formación, eventos, conferencias… debes pagar por ti mismo cualquier formación que necesites (aunque se puede deducir como gastos de empresa).
  • Posibilidad de ascenso en la empresa. Es muy difícil llegar a optar a puestos de gestión trabajando como contractor, ya que se necesita un conocimiento interno de la empresa que no es posible obtener en unos pocos meses.
Como ves, son varios los beneficios que se pierden trabajando de este modo. ¿Por qué entonces yo sigo recomendándolo? Principalmente por salario y flexibilidad.
  • El salario puede ser fácilmente el doble o el triple que el de un permanente. Además, puede desgravarse los gastos como transporte o comida.
  • Flexibilidad: Si encuentras un contrato mejor con otra empresa o simplemente te apetece dejar de trabajar por una temporada, es sencillo ya que normalmente necesitarás avisar con solo un par de semanas de antelación.
  • El hecho de saltar de empresa en empresa cada 6 o 12 meses te hace estar mas actualizado y fomenta la autoformación.
  • Eres el director de tu empresa, y sientes que trabajas para ti y no para un tercero. Tu decides si quieres tomarte una temporada sabática o con que compañía quieres trabajar.

El primer requisito es disponer del NIN, el número de la Seguridad Social de Reino Unido. Este trámite hay que hacerlo en persona en las oficinas de JobCentre Plus con cita previa llamando a este número de teléfono.

Formar una sociedad en Reino Unido, al contrario que en España, es un trámite bastante sencillo, como ya te contó Lorena en el podcast Emprender en España vs. Reino Unido. Por ello, de lo primero que deberías ocuparte es de intentar conseguir un contrato, siempre diciendo que aún tienes que formar la compañía. Los recruiters y empresas no suelen poner ningún problema ya que saben que es un mero trámite que tarda un par de días. Ofertas de trabajo de este tipo se pueden encontrar en los portales de empleo más conocidos como IndeedReed o CwJobs

Una vez tengas tu contrato, mi recomendación es que formes la empresa por medio de una gestoría, para estar seguro de que no cometes ningún error. Hay muchas gestorías con las que puedes hacer todos los trámites online, y todas tienen un precio similar. Yo te recomiendo la que yo uso, Dolan Accountancy. Son muy profesionales y te ayudan con cualquier duda.

Una vez que tengas la compañía formada, se podrá ver registrada en la Companies House con tu nombre como director. También es necesario registrarse para poder facturar IVA (VAT en Reino Unido), lo más recomendable es que la fecha de inicio sea cuando preveas que vas a hacer tu primera factura.

Aunque a veces no es necesario, es recomendable contratar un seguro de responsabilidad civil profesional. Esto te cubre ante posibles daños económicos que puedan derivar de tu actividad. Son baratos si tienes en cuenta la tranquilidad que aportan (suelen cubrir hasta 1.000.000 £), en torno a 300£ al año. Para esto yo trabajo con Kingsbridge.

Si quieres trabajar como contractor pero no quieres formar tu propia compañía hay una alternativa: trabajar a través de una Umbrella Company. Una Umbrella Company es como un intermediario para evitar las gestiones y papeleos causadas por operar bajo tu propia compañía. El trabajador es contratado por la Umbrella Company, la cual factura por los servicios del trabajador a la compañía que recibe dichos servicios. Una vez la compañía cliente ha pagado, la Umbrella Company paga la Seguridad Social y las retenciones del IRPF, se queda con una comisión por sus servicios de gestión y paga al trabajador su salario neto. Económicamente es menos beneficioso ya que acabas pagando más impuestos además de la comisión de la Umbrella Company, sin embargo te puede olvidar totalmente de las gestiones que conlleva las Limited Company.

Como recomendación personal, yo solo elegiría trabajar bajo una Umbrella Company si vas a estar como contractor por menos de 2 meses. En caso contrario, siempre sale mejor formar tu propia Limited Company.

Y hasta aquí te he contado cómo hacerte contractor y los pros y contras que existen, pero si quieres conocer mi experiencia personal trabajando de informático como contractor, no te puedes perder la segunda parte de este artículo. Estará disponible muy pronto en este mismo blog. Espero que te haya servido de ayuda y si tienes cualquier pregunta, no dudes en ponerte en contacto conmigo a través de hello@avergel.co.uk ¡Hasta pronto!

Redes Sociales donde encontrar a Alberto Vergel

Comparte a través de tus Redes Sociales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *